lunes, 11 de septiembre de 2017

Nadar de noche, de nuevo.




Nadar de noche, de nuevo, es sentir ese momento de vacilacilación.

Nadar de noche no es una decisión, es algo que se hace. En septiembre el relente del atardecer deja la arena cubierta de humedad. El rumor de las olas se calma justo en el momento de ponerse el sol. El olor a mar es mucho más denso una vez que la luz se deshace en jirones naranjas, violetas, bermellones, amarillos y blanquinos. Cuando las nubes se hacen opacas y grises y la claridad desparece el mar se hace mucho más presente. Es una pregunta. ¿Vienes?.

La ropa sobre la arena, el primer paso no se siente. Las olas lamen  los pies y sientes que te arrastran. Pero entonces llega la vacilación, ¿de verdad voy a sentir ese frío plateado?, la luna arranca reflejos rotos sobre las aguas. Es la aprensión, es pensar qué habrá bajo la cubierta del mar.

Nadar de noche también es saltar hacia el mar, el agua te envuelve y pierdes la sensación de peso en el cuerpo. Bucear, desplegando los brazos, sintiendo el empuje del agua, tiene mucho de volar. Pero de noche no ves aunque abras los ojos. Nadar de noche es aceptar. El agua deshace los rizos de mi pelo, se me pega cuando salgo a la superficie. Una vez pensé que el horizonte sería la calma, ahora en la noche puedo ver los barcos aproximándose al puerto. Cuando echo la cabeza hacia atrás el agua resbala por mi cara y vuelve a unirse al mar. Me extiendo, creo que puedo tocar todo lo que el agua alcanza. Me dejo flotar boca arriba, Nadar de noche es sentir. Y no pensar. No sentir que piensas.

Me giro, la corriente me arrastra. Tengo que dar unas brazadas para llegar a un punto más seguro. Nadar de noche es nadar. Como ya conté el septiembre pasado. Septiembre es nadar de noche.

--------

miércoles, 16 de agosto de 2017

Mirad, si resulta que os encontrais con un delfín vivo en una playa, ante todo calma, no lo atosigueis. Si lo quereis salvar, calma, no lo atosigueis. Si os importan los delfines evitad la aglomeración de gente atosigando al animal.

Escribo este título tan largo mordiéndome la lengua para no soltar ninguna barbaridad después de haber leñido esta noticia: http://www.abc.es/sociedad/abci-muere-cria-delfin-almeria-tras-acosada-banistas-201708160901_noticia.html.

Hace ya un cuatro añazos que comenté al hilo de una noticia muy similar ocurrida en China (https://vadebichos.blogspot.com.es/2013/06/muere-un-delfin-despues-del-abuso-unos.html) que:

  "he visto demasiados casos de gente embrutecidos en nuestras playas o en nuestros zoos. Y si se trataba de familias con niños pequeños, las tropelías más grandes las cometían los padres con tal de impresionar a sus hijos."
Image result for delfin italianos  selfies
La foto corresponde a un linchamiento similar perpetrado en Argentina

 Voy a intentar mantener la calma yo también, por el bien de llegar a la máxima gente posible. Es normal que los delfines atraigan mucha curiosidad, que los niños se exciten, que las familias que están disfrutando de la playa se lleven una sorpresa enorme y quieran tener un recuerdo de ese momento tan especial. Pero pensad en el recuerdo que quereis dejarles a los niños, pensad en el selfie que os quereis hacer. ¿Quereis que vuestros hijos tengan el recuerdo de cómo contribuisteis al miedo, estrés y muerte de un animal inteligente que ha perdido el contacto con su manada?. ¿Quereis un selfie con un animal moribundo al que estais contibuyendo a matar de miedo?. Pensad eso primero. Sé que en el tumulto que puede formar en una playa bien abarrotada, a partir de cierto momento de caos ya hay poco que hacer. Pero ¿y si hubiera habido varias familias y bañistas que hubieran ayudado al socorrista estresado a mantener el orden?. ¿Y si cada vez más familias y jóvenes se sintieran más preocupados por el bienestar del delfín que se encuentran que por la mierda de selfie que por otro lado se pueden hacer en más de un zoo?.

Cuando hay un animal herido cerca de mucha gente, el móvil puede ser un arma mortal


En Almería hace más de veinte años que opera un grupo de rescate de animales varados y una clínica veterinaria especializada en el cuidado de los mismos. Tienen una tremenda historia de esfuerzo, éxitos, fracasos y muchas horas de dedicación a esto. Y sé que hoy están muy dolidos y enfurecidos por este lamentabilísimo suceso. Yo lo estoy. Yo hoy estoy muerta de vergüenza y pienso que se debe pedir para España lo mismo que le pedimos a los chinos, una ley de protección de especies no amenazadas.

Si quereis ayudar a los delfines informaos sobre los teléfonos de los grupos locales de atención a varamientos, y seguid las instrucciones que os den. Y olvidaos de los putos selfies.


lunes, 24 de julio de 2017

eternidad

Tengo la sensación de saber cómo pensabas pero no lo que pensabas. Mis palabras te quieren traer de nuevo, ya ves, estoy viviendo la tristeza de recordar tu muerte sólo para poder pensar en ti. Como agua entre los dedos de las manos, como una herida abierta que emana sangre, tu vida se fue delante de mis ojos; y sabes bien que al perderte me quedo pisando el aire de la luna, que no puedo notar las raices que anclarían a la seguridad del suelo. Lo que soy, lo que es el ser que soy quedará ya con una parte flotando sobre el río de la inmaterialidad, no podré ya volver a sentir la solidez de ese suelo sobre el que me asentabas.Pero no es sobre esto de lo que quiero hablar. Ni del vacío, ni del transcurso del tiempo. En realidad no sé de lo que quiero hablar.
La tristeza me roza la piel, el tacto es estridente, metálico, me eriza, me hace temblar.
Tengo los ojos secos, me escuecen por su sequedad, siento la angustia pero no he podido llorar en todo este año.
Pero no quiero hablar de esto. ¿Para qué?. Y qué podría importar...¿me lo vas a contar?.

Eternity by Syoms

Durante un año completo he estado pintando un cuadro, tú sabes, ya había comenzado con él cuando supe de tu enfermedad. Es una imagen llena de colores cuya mezcla me fascina. Al poco de tu muerte, un día me vi ante el lienzo deslizando el pincel suavemente, embriagada por la suavidad del movimiento, por la fuerza de estos colores. Y entonces la idea del cuadro cambió, iba a hablar sobre ti y sobre mi, iba a hablar sobre la vida, sobre la muerte, iba a ser un encuentro, ibas a ser tú a ratos, a ratos asomaría yo.

Durante un año entero he estado retocando este lienzo, no lograba verlo terminado ni en realidad quería hacerlo, buscaba paz entre el torbellino de colores, buscaba plasmar la sorpresa que fue perderte.

Pero últimamente me angustiba más seguir con él porque el peso de la pérdida se impone a la serenidad que encuentro pintándolo, ya decidí terminarlo. No he terminado el diálogo contigo, siempre estará dentro de mi. Pero el cuadro...¿qué?, ¿la eternidad? me planteaba demasiadas preguntas. Lo dejo en eternidad, lo dejo así. Gracias por la vida. No quiero contar más aquí, sin embargo necesitaba desahogarme.

Y la orquesta tocaba https://soundcloud.com/whatsonot/what-so-not-touched.

lunes, 17 de julio de 2017

viernes, 7 de julio de 2017

Los colores de la mariposa Caligo atreus dionysus. Los viernes con invertebrados.


Las mariposas del género Caligo tienen la parte ventral de las alas de colores terrosos poco llamativos, más bien he de matizar que que poco llamativos para el entorno colorido donde viven en América Central, y presentan unas manchas grandes que asemejan a los ojos de una pequeña rapaz nocturna. El objetivo es pasar desapercibidas a pesar de su gran tamaño, ya que son mariposas de vuelo pesado y lento.

Pero al desplegar las alas muestran un precioso patrón de violetas azulados, blancos y amarillos cremosos que contrastan con el tono oscuro del fondo del ala.